Capital humano: Gestión inteligente de los turnos para que los conductores sean más felices


La emergencia generada por el Covid-19 ha agravado una situación con la que los planificadores del transporte público siempre han estado familiarizados.

El trabajo de programación de los vehículos que van a circular por las rutas, y de asignación del personal que conduce físicamente esos vehículos, es largo y costoso en términos de tiempo y recursos humanos.

La situación se complica aún más cuando la pandemia afecta a los conductores de forma indiscriminada, afectando al buen funcionamiento del servicio y obligando a las empresas a realizar continuos cambios y reducciones en el número de viajes.

¿Qué puede hacer la tecnología para aligerar esta carga?

Muchas variables en juego


Los planificadores de turnos en una red de transporte público deben realizar un amplio estudio para evaluar los tiempos medios de viaje en las rutas previstas, así como tener en cuenta la capacidad de los depósitos de combustible o la carga de las baterías en el caso de los autobuses eléctricos.

Trazar el punto de intersección correcto entre los vehículos que salen y entran al patio, o las pausas a mitad de turno de los conductores. Respetar los niveles de servicio acordados con la autoridad de transporte y las estrictas limitaciones contractuales del personal.

Por no hablar del problema de la difusión de la información correcta: tanto para los conductores que necesitan conocer su horario de trabajo cada día, como para el público que necesita utilizar el servicio y que ahora espera encontrar información sobre los horarios y las paradas directamente en Google Maps.

Muchas variables en juego

Estrés de emergencia


Incluso antes de Covid, el impacto que un incidente imprevisto, una avería, un accidente, un conductor con gripe, podía tener en los delicados engranajes del programa de turnos no era ni mucho menos despreciable.

Pero la pandemia fue la tormenta perfecta: nada ni nadie podía asegurar el cumplimiento de un turno que había sido programado.


Además, la reorganización de los servicios podría aumentar considerablemente el riesgo de interrupciones del servicio, retrasos y pérdida de conexiones para los pasajeros.

Todos los operadores han tenido que adoptar políticas de reprogramación del servicio, enfrentándose al problema de la organización de turnos a corto plazo, con todas las fuertes repercusiones en términos de estrés a lo largo de toda la cadena del proceso de planificación:

- aumento de las cargas de planificación,

- turnos muy ajustados,

- conductores nerviosos y desmotivados,

- información faltante

Problema resuelto


 

La buena noticia - tanto en esa tormenta perfecta como en la nueva normalidad que nos espera - es que la programación de turnos y la asignación de conductores a los turnos planificados de empresas de transporte público pueden usar herramientas de software desarrolladas en el contexto científico de la inteligencia artificial y la investigación de operaciones, una disciplina del problem solving que se consolidó durante la Segunda Guerra Mundial, ayudando a los generales a gestionar mejor el movimiento de tropas, vehículos y suministros.

Problema resuelto

Planificación rápida y transparente


Con sus módulos, la suite MAIOR para el transporte público reduce drásticamente el trabajo que puede llevar semanas si se hace manualmente o con la ayuda de una hoja de Excel.

Y cuando las emergencias obligan a realizar cambios constantes, es posible reconstruir partes de la planificación sin tener que hacerla de nuevo, haciendo operativas variaciones ya optimizadas por la investigación operativa.


 

Con MAIOR, el usuario puede contar con avanzadas herramientas de simulación altamente eficaces, capaces de generar de antemano una serie de escenarios de servicio que pueden ponerse en funcionamiento rápidamente en el momento que se necesite.

Además, disponer de toda la información en una base de datos centralizada permite enviar los datos actualizados, en el formato adecuado, ya sea digital o de impresión, al personal y a los usuarios.

La optimización, la rapidez y la transparencia también significan turnos menos estresantes para los conductores más felices: una ventaja fundamental en un momento en que hay un grave problema de disponibilidad de recursos.



Programa una demo